Entrar em RIMA

Registre-se

  • Por Favor, escreva seu Código Chave

 

BMJ
Aumentar de peso entre embarazos aumentaría el riesgo de desarrollar diabetes gestacional y de cesárea
Se recomienda la estabilidad del peso entre el primer y segundo embarazo a fin de reducir el riesgo.


El aumento de peso entre los embarazos aumenta el riesgo de desarrollar diabetes gestacional, de que el bebé nazca por cesárea y con mayor tamaño del promedio en un embarazo posterior. En la misma línea, perder peso entre embarazos reduce el riesgo de diabetes gestacional y de bebés más grandes que el promedio pero también aumenta el riesgo de bebés con bajo peso. Por eso se recomienda la estabilidad del peso entre el primer y segundo embarazo a fin de reducir el riesgo de resultados adversos.

Así lo sugiere el estudio “Interpregnancy weight change and adverse pregnancy outcomes: a systematic review and meta-analysis” (BMJ Open; 8 (6) Págs: e018778; 2018).

Son conocidas las asociaciones entre un IMC elevado previo al embarazo y las complicaciones maternas y neonatales. Entre las complicaciones se encuentran la diabetes mellitus gestacional, la cesárea, la pre-eclempsia, la macrosomía, la prematuridad y la muerte neonatal. Estas complicaciones son de suma importancia para la salud pública porque implican un incremento de los costos en salud. 

Por eso, los investigadores se propusieron evaluar el efecto del cambio de índice de masa corporal (IMC) del embarazo sobre los resultados del embarazo, incluyendo bebés grandes para la edad gestacional (LGA), bebés pequeños para gestación (SGA), macrosomía, diabetes mellitus gestacional (DMG) y cesárea(CS).

Para cumplir con este objetivo, se realizó una revisión sistemática y metanálisis de estudios de cohortes observacionales con paridad de participantes de 0 a 1. Las búsquedas bibliográficas se hicieron en las bases de datos Cochrane, MEDLINE, EMBASE, CINAHL, Global Health y MIDIRS.

En el metanálisis de 11 estudios seleccionados en base a un total de 924 estudios identificados se incluyeron 925.065 mujeres con partos únicos de paridad 0 a 1. Un aumento sustancial en el IMC durante el embarazo (> 3 unidades de IMC) se asoció con un mayor riesgo de AGL (aOR 1.85, IC 95% 1.71 a 2.00, p <0.001), DMG (aOR 2.28, IC 95% 1.97 a 2.63, p < 0.001), macrosomía (aOR 1.54, IC 95% 0.939 a 2.505) y CS (aOR 1.72, IC del 95% 1.32 a 2.24, p <0.001) en comparación con la categoría de referencia, y una disminución del riesgo de SGA (aOR 0.83, 95% IC 0,70 a 0,99, p = 0,044).

Una disminución del IMC durante el embarazo se asoció con un menor riesgo de partos LGA (aOR 0.70, IC 95% 0.55 a 0.90, p <0.001) y DMG (aOR 0.80, IC 95% 0.62 a 1.03) y un mayor riesgo de SGA (aOR 1,31, IC del 95%: 1,06 a 1,63, p = 0,014).

Las mujeres con un IMC normal (<25kg / m2) en el primer embarazo que registraron un aumento sustancial en el IMC entre embarazos mostraron un mayor riesgo de LGA (aOR 2.10, IC 95% 1.93 a 2.29) y DMG (aOR 3.10, IC 95% 2.74 a 3.50) cuando se compara con una referencia que las mujeres con un IMC ≥25 kg / m2 al primer embarazo.

Como conclusión se halló que el aumento de peso entre los embarazos aumenta el riesgo de desarrollar DMG, CS y LGA, y reduce el riesgo de SGA en el embarazo posterior. Perder peso entre embarazos reduce el riesgo de DMG y LGA y aumenta el riesgo de SGA. Se recomienda la estabilidad del peso entre el primer y segundo embarazo a fin de reducir el riesgo de resultados adversos.

En particular, se destaca que el aumento de peso desde un peso normal es más perjudicial que desde un peso alto, en referencia a GDM, LGA y CS. Mantener el peso estable entre los embarazos es importante para reducir las probabilidades de cursar de un embarazo riesgoso.

Es conocido el dato de que el factor de riesgo más común para la insensibilidad de insulina es la obesidad. Una posible relación biológica entre la obesidad y los resultados perinatales adversos es el rol de la glucosa y de la insensibilidad de insulina en el embarazo.