Wyeth Nutritionals
S-26* AR
F�rmula nutricionalmente completa para lactantes con regurgitaci�n com�n
Manual para el Profesional de la Salud

TABLA DE MATERIAS

Introducci�n

�Qu� es la regurgitaci�n?

Gu�as generales para el manejo de lactantes con regurgitaci�n

S-26 AR-Informaci�n sobre el producto
  Prote�na
  Grasa
  Hidratos de carbono y espesantes
  Vitaminas y minerales
  Nucle�tidos

Ventajas de la f�rmula S-26 AR

Ap�ndice
  Instrucciones para la alimentaci�n
  Informaci�n sobre los nutrientes

Fuentes




Introducci�n

La regurgitaci�n leve ocurre con frecuencia durante la infancia. Es tan com�n que a menudo se la considera un fen�meno f�sico normal del desarrollo temprano. Por lo general no constituye un riesgo grave para la salud y suele resolverse espont�neamente con el transcurso del tiempo, pero con frecuencia es motivo de mucha ansiedad para los padres. Si bien es esencial tranquilizar a los padres, existen tambi�n ciertas medidas seguras y eficaces que pueden tomarse para mejorar la calidad de vida en tanto que la naturaleza sigue su curso.

Este manual tiene por objeto asistir a los profesionales de la salud en el manejo de lactantes con regurgitaci�n de leve a moderada. El mismo incluye un resumen de las gu�as generales para el manejo de estos lactantes emitidas recientemente por un comit� de expertos de la Sociedad3 Europea de Gastroenterolog�a y Nutrici�n Pedi�tricas (ESPGAN)1 as� como valiosa informaci�n sobre el producto relativa a S-26 AR, una nueva e importante f�rmula antirregurgitaci�n.

En Wyeth Nutritionals reconocemos que el lactante con regurgitaci�n necesita la misma �ptima nutrici�n que reciben otros lactantes, pero en una f�rmula que controla el reflujo. Por esta raz�n hemos desarrollado S-26 AR, una f�rmula antirregurgitaci�n nutricionalmente completa que no solamente ha demostrado ser segura y bien tolerada, sino que adem�s brinda beneficios que van m�s all� de la nutrici�n b�sica, con carotenoides antioxidantes y nucle�tidos que acrecientan la inmunidad.

Con S-26 AR, Wyeth Nutritionals contin�a en su empe�o de satisfacer las necesidades nutricionales de los beb�s alimentados con f�rmula.


�Qu� es la regurgitaci�n?

Se define la regurgitaci�n como el "retorno s�bito y sin esfuerzo de peque�as cantidades del contenido g�strico o esof�gico hacia la faringe y la boca"1. La emesis, o v�mito, es diferente de la regurgitaci�n porque generalmente est� precedida por n�useas y acompa�ada por contracciones de los m�sculos abdominales y tor�cicos que expulsan con fuerza por la boca el contenido g�strico o esof�gico1.

La regurgitaci�n leve se presenta con tanta frecuencia durante la lactancia que algunos la consideran un proceso fisiol�gico normal 2. La incidencia comunicada es de 50% entre 0 y 3 meses, 67% a los 4 meses (incidencia m�xima), 2 1 % a los 7 meses y 5% al llegar a los 12 meses de edad 3. Del mismo modo, otros han comunicado una prevalencia de 40% entre lactantes de 3 meses de edad 4. Por lo general, los problemas de regurgitaci�n suelen mejorar notablemente hacia los 6-7 meses de edad, posiblemente debido a la madurez gastroesof�gica, la posici�n erguida y la inclusi�n de alimentos s�lidos en la dieta 3.

La causa m�s com�n de regurgitaci�n posprandial en los lactantes parece ser un fen�meno conocido como relajaci�n transitoria del esf�nter esof�gico inferior (RTEEI). Normalmente, al tragar se produce al mismo tiempo una relajaci�n del esf�nter. Esto permite que el alimento pase de la boca al est�mago. Posteriormente el esf�nter se cierra e impide el reflujo. Tambi�n es normal que el esf�nter tenga relajaciones espont�neas transitoria 5-7. Estas relajaciones no est�n relacionadas con la degluci�n, pero podr�an ser importantes para la expulsi�n de aire del est�mago 5-7. La mayor�a de los episodios de reflujo tienen lugar despu�s de estas relajaciones transitorias 5,7,8. No parece que las presiones basales bajas del esf�nter esof�gico sean una causa com�n de reflujo gastroesof�gico 9. Por consiguiente, parece ser que el reflujo gastroesof�gico en los lactantes est� asociado, en la mayor�a de los casos, con un retardo en el desarrollo de los mecanismos que controlan la relajaci�n del esfinter esof�gico.





Gu�as generales para el manejo de lactantes con regurgitaci�n

En 1993, ESPGAN public� algunas gu�as generales para el manejo del reflujo gastroesof�gico en los lactantes 10. Desde entonces, nuevos datos y nueva informaci�n han llevado a la formulaci�n de un nuevo conjunto de recomendaciones que fueron publicadas en 1996 1. A continuaci�n se describen estas recomendaciones, en lo que concierne a lactantes con regurgitaci�n de leve a moderada.


RECOMENDACIONES

1. Pruebas diagn�sticas
Los procedimientos diagn�sticos que tienen por objeto confirmar el reflujo gastroesof�gico no se recomiendan para lactantes que por lo dem�s est�n sanos y progresando bien1. Los procedimientos tales como endoscopia y vigilancia del pH esof�gico se reservan para aquellos pacientes en quienes se sospecha la presencia de manifestaciones ins�litas o at�picas de enfermedad de reflujo gastroesof�gico (ERGE)10.

2. Tranquilizar a los padres
La ansiedad de los padres es m�s com�n cuando el lactante: 1) devuelve con frecuencia cantidades considerables de alimento, 2) parece estar m�s irritable de lo esperado, 3) parece estar molesto por la regurgitaci�n o 4) con frecuencia arquea la espalda'. Una indagaci�n cuidadosa de c�mo se preparan los biberones, c�mo se alimenta al beb� y en qu� posici�n se lo tiene despu�s de alimentarlo puede ayudar a resolver algunos de los problemas iniciales 1. De lo contrario, el primer paso al encarar el problema es tranquilizar a los padres explic�ndoles que se trata de un problema com�n de inmadurez digestiva que generalmente desaparece con el tiempo 1.


3. Tratamiento postural
Anteriormente se sol�a recomendar la posici�n prona elevada (inclinaci�n de 30�) porque era m�s eficaz para reducir el reflujo que la posici�n prona horizontal, supina o erguida11. Sin embargo, en esta posici�n el lactante tiende a deslizarse hacia el pie de la cama (con riesgo de sofocaci�n) a menos que se adquiera una camita especialmente dise�ada1. La eficacia de una inclinaci�n de 5�, 10� o 20� no ha sido evaluada y no puede ser recomendada 1. En vista de la "campa�a en contra de la posici�n prona para dormir", recientemente instituida con el fin de reducir la incidencia del S�ndrome de Muerte S�bita del Lactante (SMSL), ya no es �ticamente aceptable recomendar la posici�n prona como medida de primera l�nea para reducir la regurgitaci�n infantil1.

Por consiguiente, ya no se recomienda el tratamiento postural como medida de primera l�nea para tratar la regurgitaci�n en los lactantes1. No obstante, puede ser considerado un enfoque v�lido en pacientes que no responden a otras medidas o en lactantes y ni�os que ya han superado la edad en que el SMSL constituye un riesgo1.

4. Medidas diet�ticas
La eficacia de tomas m�s peque�as y m�s frecuentes no ha sido demostrada1. Sin embargo, las leches espesadas han demostrado ser eficaces para aliviarla regurgitaci�n2,12-14. Tambi�n parece que reducen la duraci�n del llanto y que aumentan la duraci�n del sue�o posprandial en lactantes con regurgitaci�n 12, y ambas cosas ayudan a disipar la ansiedad de los padres3.

No obstante, algunos resultados son variados. En uno de tales estudios, en el cual se us� una f�rmula espesada con goma de semilla de algarrobo, se inform� que la regurgitaci�n era menos frecuente pero los episodios eran m�s prolongados13. El jugo de manzana espesado con cereal de arroz mejor� el reflujo en aproximadamente 33% de los lactantes pero exacerb� el reflujo en otro 33%14. Se ha observado aumento de la tos en los lactantes que reciben una f�rmula espesada con cereal de arroz15. Todos estos estudios inclu�an a lactantes con s�ntomas ins�litos (ERGE), y tal vez esto podr�a explicar algunas de estas observaciones15. Otra posibilidad es que algunos de los espesantes agregados a la f�rmula aumenten el volumen y la osmolalidad del alimento. Estos dos factores empeoran el reflujo aumentando el n�mero de relajaciones transitorias del esf�nter esof�gico inferior8. Adem�s, los espesantes a base de goma de semilla que experimentan fermentaci�n col�nica pueden causar malestar intestinal e irritabilidad.

En general, las leches espesadas son eficaces para aliviar la regurgitaci�n de leve a moderada. Tales leches deber�an emplearse, junto con explicaciones para tranquilizar a los padres, en el tratamiento de la regurgitaci�n com�n1. Se debe prestar especial atenci�n al tipo de espesante o f�rmula que se recomienda en lo que se refiere al volumen, densidad cal�rica, osmolalidad y naturaleza del espesante.





5. Medicamentos
A veces los alimentos espesados por s� solos no son eficaces para aliviar el reflujo. En estos casos, pueden emplearse agentes procin�ticos en combinaci�n con una f�rmula espesada como tercera l�nea de tratamiento1. Tales agentes tienen por objeto reducir las regurgitaciones modificando la presi�n del esf�nter esof�gico y su motilidad, la peristalsis esof�gica y el vaciamiento g�strico1. La metoclopramida, la domperidona y el cisapride son medicamentos empleados para este prop�sito1.

Estos medicamentos pueden tener efectos secundarios y contraindicaciones que deben ser tenidos en consideraci�n. Por ejemplo, el cisapride est� contraindicado cuando tambi�n se han recetado agentes antif�ngicos1. Sin embargo, en vista de su relativa seguridad y eficacia, los agentes procin�ticos pueden ser empleados como coadyuvantes de los alimentos espesados si se requiere tratamiento adicional o bien cuando el tratamiento est� indicado para lactantes alimentados al pecho 1.





S-26 AR - Informaci�n sobre el producto

S-26 AR es una f�rmula antirregurgitaci�n apropiada para lactantes desde el nacimiento hasta los 12 meses de edad. Antes de los 6 meses de edad puede emplearse como �nica fuente de nutrici�n. A partir de los 6 meses puede constituir la principal porci�n l�quida de la dicta de destete.

S-26 AR es una f�rmula infantil a base de leche de vaca que utiliza como agente espesante un almid�n de ma�z procesado. Los niveles de prote�na, hidratos de carbono, grasas, vitaminas y minerales satisfacen los criterios establecidos por los expertos16-20 y son los mismos niveles presentes en nuestra f�rmula infantil S-26. Como la F�RMULA S-26 est�ndar, S-26 AR est� fortificada con nucle�tidos que acrecientan la inmunidad21 y con carotenoides antioxidantes22 para brindar beneficios que van m�s all� de la nutrici�n b�sica.

Estudios cl�nicos han mostrado que S-26 AR es segura y bien tolerada por los lactantes con regurgitaci�n23.

Este producto ha sido creado para tratar la regurgitaci�n de leve a moderada. No se recomienda para el tratamiento de v�mitos o de reflujo gastroesof�gico complicado. Los lactantes con tales trastornos necesitan tratamiento mdico adicional.

Protena
Se necesita protena en la dicta para suministrar aminocidos esenciales para el crecimiento de tejido corporal magro y de protena visceral. Se ha demostrado que las frmulas infantiles a base de leche de vaca, tanto con predominio de casena como con predominio de la protena del suero, apoyan un crecimiento similar al de lactantes alimentados al pecho24.




Adems de los 9 aminocidos conocidos como esenciales para los adultos, es posible que los lactantes tambin necesiten taurina, que es un aminocido azufrado derivado de la cistena. La leche humana es rica en taurina, en tanto que la leche de vaca contiene muy poca cantidad. Los lactantes alimentados con leche humana tienen concentraciones plasmticas de taurina ms elevadas que los lactantes alimentados con frmulas no fortificadas con taurina25.

S-26 AR est fortificada con taurina a una concentracin que, segn se ha demostrado, eleva los niveles en el plasma y la orina a los niveles presentes en los lactantes alimentados al pecho 25.

S-26 AR es una frmula a base de leche de vaca que suministra 1,6 g de protena/ 100 ml cuando se prepara del modo indicado. La protena de alta calidad es predominantemente casena (80% de casena y 20% de protena del suero), que forma grumos firmes en el estmago26. Es posible que estos grumos sean menos propensos a causar reflujo que los grumos floculentos derivados de la protena del suero.

Grasa
La grasa de la dieta es un nutriente importante para el lactante. Constituye una fuente tanto de energa como de los cidos grasos esenciales, cido linoleico y cido linolnico. Estos dos cidos grasos son precursores de los cidos grasos poliinsaturados de cadena larga (LCPUFA) y de las prostaglandinas, que son necesarios para la funcin fisiolgica normal. No pueden ser sintetizados por el organismo y deben obtenerse de la dieta.

Los expertos recomiendan que la relacin entre el cido linoleico y el cido linolnico en la frmula infantil se mantenga entre 5 y 1516,17. Esto se debe a que, aunque producen diferentes LCPUFA y prostaglandinas, el cido linoleico y el cido linolnico compiten por enzimas similares en el proceso de bioconversin. Para asegurar que ni los LCPUFA ni las prostaglandinas sean producidos en cantidad excesiva en relacin con la otra substancia, debe mantenerse el equilibrio apropiado entre el cido linoleico y el cido linolnico.

S-26 AR contiene una combinacin lpida fisiolgica exclusivamente vegetal que sigue la pauta de la leche humana. La combinacin lpida es muy parecida al perfil de cidos grasos de la leche humana, suministrando todos los cidos grasos esenciales en una forma fcil de digerir y de absorber. Como la grasa de la leche humana, la combinacin lpida de S-26 AR tiene por objeto

   - Suministrar aproximadamente 50% de la ingesta calrica del lactante.
   - Suministrar proporciones similares de cidos grasos saturados, monoinsaturados y poliinsaturados.
   - Optimizar la absorcin de grasa y calcio suministrando el equilibrio apropiado de cido linoleico y cido oleico.
   - Promover una produccin saludable de prostaglandinas manteniendo en la dicta una relacin de cido linoleico a cido linolnico entre 5 y 15.




Hidratos de carbono y espesantes
Despus de las grasas, los hidratos de carbono son la fuente ms importante energa alimentaria para el lactante. Los hidratos de carbono no son necesarios en el sentido en que lo son los cido grasos o los aminocidos esenciales, pero para la salud normal la dieta debe contener cierta cantidad de hidratos de carbono. Algunos tejidos vitales, tales como los glbulos rojos y el cerebro, obtienen energa casi exclusivamente de la glucosa. En el adulto humano, el cerebro y los glbulos rojos podran utilizar 180 gramos de glucosa por da32.

Los hidratos de carbono de la dieta pueden ser divididos en dos grupos:

  1) Hidratos de carbono disponibles
  2) hidratos de carbono no disponibles.

Los hidratos de carbono disponibles son digeridos y/o absorbidos y utilizados por el organismo, principalmente para la energa. Los hidratos de carbono no disponibles no son hidrolizados por las enzimas intestinales y por lo tanto no son absorbidos. Estos hidratos de carbono pueden ser fermentados por la microflora intestinal y transformados en cidos grasos de cadena corta o cido lctico.
Solo una pequea cantidad de estos productos podra ser absorbida y metabolizada.




Los espesantes usados en las frmulas antirregurgitacin pueden ser del tipo de hidratos de carbono disponibles o no disponibles. El espesante usado en S-26 AR es almidn de maz pregelatinizado. En tanto que el almidn de maz crudo es indigerible, el almidn de maz pregelatinizado ha sido cocido para alterar la estructura de las molculas del almidn, transformndolo en un almidn altamente digerible.

Los lactantes de corta edad son capaces de digerir cantidades limitadas de almidn. Aunque la actividad de la amilasa pancretica es baja durante los primeros seis meses de vida, la amilasa salival permite que el lactante de corta edad pueda digerir casi 3 g de almidn/Kg/da33.

Estudios clnicos confirman la capacidad de los lactantes para digerir, absorber y utilizar para energa el almidn de maz pregelatinizado. En un estudio sobre el crecimiento se observ a 131 lactantes recin nacidos (de hasta 9 das de edad) durante casi 4 meses. Despus de las 6 semanas de edad, el grupo alimentado con almidn de maz (6 g de almidn de maz/Kg/da) mostr el mismo crecimiento que los grupos que recibieron los alimentos de control`. Un estudio sobre el equilibrio metablico de 12 lactantes nacidos antes de trmino alimentados con 3,5 g de almidn de maz/Kg/da demostr que 88% del almidn era absorbido por el intestino inmaduro35. Estos estudios brindan evidencia convincente de que el almidn de maz pregelatinizado se digiere fcilmente y suministra una fuente de caloras para el lactante en crecimiento.

Algunas frmulas antirregurgitacin usan los aditivos alirnentarios goma de semilla de algarrobo o goma de semilla de acacia como espesantes. Estas gomas son fibras solubles que son hidratos de carbono indigeribles. No proporcionan caloras y, quedando en el intestino, pueden fermentar36 y causar malestar intestinal. Estudios realizados en animales y en seres humanos indican que una dicta que contiene 1%-10% de goma de semilla de algarrobo puede interferir con la absorcin del cinc, cobre, calcio y hierro36.

En S-26 AR, 26% de los hidratos de carbono ha sido reemplazado por almidn de maz pregelatinizado. A diferencia de las gomas de semilla, que son aditivos alimentarios, el almidn de maz pregelatinizado es un ingrediente comn de los alimentos. Estudios llevados a cabo en el laboratorio de desarrollo de Wyeth Nutritionals confirman que esta substitucin produce una frmula que no es mucho ms espesa en el bibern pero que aumenta en viscosidad cuando est expuesta a un pH y temperatura que concuerdan con el ambiente gstrico. Esto permite que la frmula fluya con facilidad por el orificio de la tetina pero que ejerza su efecto antirregurgitacin en el estmago. Cuando se administra de acuerdo a las instrucciones, un lactante de 1 mes de edad con un peso corporal medio de 4 Kg consumir 3,6 g de almidn de maz/Kg/da, bien dentro de la capacidad del lactante para digerir el almidn.

Vitaminas y minerales

Vtarnnas esencales para el bienestar fisiolgico
Las vitaminas constituyen un grupo de compuestos orgnicos que son esenciales en cantidades diminutas para el mantenimiento de los procesos biolgicos normales. La mayora de las vitaminas son molculas muy grandes y complejas que deben ser obtenidas de la dieta. La ingesta insuficiente de una vitamina producir un trastorno especfico de deficiencia. Por esta razn es importante mantener las ingestas diarias dentro de los lmites recomendados.





S-26 AR contiene todas las vitaminas esenciales conocidas en niveles que coricuerdan con las recomendaciones ms recientes del Comit de Nutricin de la Academia Americana de Pediatra (CON/AAP)20, el Codex Alimentarius18 y ESPGAN19.

Carotenoides naturales
Los carotenoides constituyen una familia de compuestos que ocurren naturalmente y se encuentran tanto en plantas como en animales. Los carotenoides son conocidos principalmente por la pigmentacin anaranjadaamarillenta que dan a la piel, la carne y hasta las plumas. Biolgicamente, son valiosos como antioxidantes, precursores de la vitamina A y acrecentadores de la inmunidad22.

Hay muchos tipos distintos de carotenoides, y el betacaroteno es el que ha sido mejor estudiado. Sin embargo, las fuentes naturales siempre contienen una variedad de carotenoides. Se han aislado 34 carotenoides de la leche humana37. Para el lactante, el calostro es una fuente particularmente rica38,39. Por consiguiente, los niveles sricos de carotenoides son mucho ms altos en lactantes alimentados con leche humana, en comparacin con los que reciben una frmula que no ha sido fortificada con carotenoides39.

S-26 AR est fortificada con 400 Ul de carotenoides naturales por litro de frmula, u nivel similar al de la leche humana madura (~416 UI/I, N=54)40.

12 minerales esenciales para el crecimiento normal
A diferencia de las vitaminas, que son compuestos orgnicos, los minerales son elementos simples que tienen vastas funciones estructurales y bioqumicas en el organismo. El calcio y los fsfatos imparten fuerza y rigidez a huesos y dientes. El hierro y los oligominerales son partes integrales de las protenas. Los electrlitos son importantes para el equilibrio hdrico y la conduccin nerviosa.

Los minerales deben ser obtenidos a travs de la dicta. Es importante que la dicta suministre niveles que sean suficientes pero no excesivos. Las ingestas excesivas pueden causar desequilibrios minerales41, en tanto que la ingesta insuficiente produce estados especficos de deficiencia.

Desde hace muchos aos, la anemia por deficiencia de hierro en lactantes ha estado asociada con puntajes ms bajos en las pruebas mentales42. La razn todava no ha sido dilucidada; no obstante, resultados clnicos recientes indican que tal vez el hierro sea esencial para la mielinizacin de los nervios que tiene lugar en etapas tempranas de la infancia43. La alteracin de la mielinizacin de los nervios asociada con la deficiencia de hierro en etapas tempranas de la infancia parece ser irreversible43.

S-26 AR es una frmula infantil fortificada con hierro que contiene todos los minerales esenciales conocidos en niveles que concuerdan con las recomendaciones de CON/AAP20, el Codex Alimentarius18 y ESPGAN19.





Nucletidos
Los nucletidos son compuestos de bajo peso molecular que forman parte del nitrgeno no proteico (NPN) en la leche humana. Son los precursores de los cidos nucleicos, cido desoxirribonucleico (DNA) y cido ribonucleico (RNA). El organismo tiene la capacidad tanto para sintetizar como para reciclar nucletidos, pero no es claro si estas vas son suficientes durante perodos de crecimiento rpido.

Los nucletidos estn presentes en abundancia en la leche humana, y los estudios sugieren que podran ser beneficiosos. Es posible que los nucletidos presentes en la dieta beneficien al lactante conservando la energa que de otro modo sera requerida para la sntesis endgena44. Como la sntesis endgena de nucletidos es un proceso que requiere mucha energa, este ahorro podra ser significativo durante perodos de rpido crecimiento tisular cuando hay una elevada demanda tanto de nucletidos como de energa44.

Estudios clnicos controlados han demostrado los efectos favorables de la frmula suplementada con nucletidos para mejorar el sistema inmune21, para disminuir la incidencia de enfermedad diarreica45 y para promover el crecimiento de recuperacin en lactantes pequeos para su edad gestacional46. Estos estudios indican que las frmulas infantiles suplementadas con nucletidos pueden ser beneficiosas para el lactante en crecimiento.

Teniendo en cuenta esto, S-26 AR tiene como objetivo asegurar ptima salud para el lactante con regurgitacin suministrando niveles clnicamente comprobados de los 5 principales nucletidos presentes en la leche humana.




Ventajas de la frmula S-26 AR

S-26 AR es una frmula antirregurgitacin para el tratamiento de la regurgitacin de leve a moderada en los lactantes a partir del nacimiento. Combinando una protena con predominio de casena con un espesante a base de almidn de maz, la frmula ayuda a reducir la regurgitacin posprandial.

Si bien todas las frmulas y aditivos antirregurgitacin tienen por objeto espesar los alimentos, S-26 AR ofrece al lactante con regurgitacin la mejor frmula posible.

S-26 AR

- Suministra nutricin completa y equilibrada.

- Es apropiada para el empleo a largo plazo.

- Usa almidn de maz, un ingrediente comn de los alimentos, como agente espesante.

- Se espesa en el estmago, no en el bibern, permitiendo un flujo fcil por la tetina.

- Contiene la misma densidad calrica que la frmula infantil estndar.

- Se digiere y se absorbe fcilmente, a diferencia de las frmulas que contienen fibras solubles (gomas de semilla), que pueden fermentar en el colon e interferir con la absorcin de otros minerales y nutrientes36.

- Tiene un sabor similar al de la frmula infantil estndar, facilitando la aceptacin por parte del lactante.

- Reduce al mnimo los errores al mezclar la frmula porque las instrucciones para la preparacin son prcticamente idnticas a las de la frmula infantil estndar.

- Tiene una osmolalidad baja que no empeora el reflujo8.

- Ha demostrado ser segura y bien tolerada por los lactantes que tienen regurgitacin de leve a moderada23.



Apndice

Instrucciones para la alimentacin

- En base a los requisitos medios.

- Siga las proporciones recomendadas a continuacin salvo indicacin distinta por parte de su mdico.

- Los lactantes mayores de 6 meses necesitan alimentos suplementarios adems de la frmula.

- Un medidor = 8,4 gramos.

- Mezcle 1 medidor de S-26 AR con 60 ml de agua.

- Aunque S-26 AR es un lquido bien fluido a temperatura ambiente, es posible que la frmula sea algo ms viscosa que la frmula estndar. Si surgen problemas con la fluidez, asegrese de que el agua se haya enfriado por completo (20-25 C) antes de mezclar la frmula.

- Si la frmula S-26 AR reconstituida se guarda en el refrigerador, puede ser que se separe en capas. La frmula se puede volver a mezclar fcilmente agitndola antes de usarla. Los mejores resultados se obtienen si la frmula se entibia hasta la temperatura ambiente (20-25 C).










Fuentes

1. Vandenplas Y, Belli D, Benhamou P-H y colab., Current concepts and issues in the management of regurgitation of infants: A reappraisal. Acta Paediatr 85:531-534, 1996,

2. Vandenplas Y, Hachimi-ldrissi S, Casteels A y colab., A clinical trial with an anti-regurgitation formula. Eurj Paediati 53:419-423, 1994.

3. Nelson SP, Chen EH, Syniar GM y colab., Prevalence of symptoms of gastroesophageal reflux during infancy. Arch Pecliati Adolesc Med 151:569-572, 1997.

4. Boulton TJC, Rowley MP, Nutritional studies during carly childhood.Incidental observations of temperament, habits, and experiences of ill-health. Aust Paediatr J 15:87-90,1979.

5. Catto-Smith AG, Gastroesophageal reflux in children. Aust Fam Physician 27:465-469,1998.

6. Faubion WA, Zein NN, Gastroesophageal reflux in infants and children. Mayo Clin Proc 73:166-173, 1998.

7. Vandenplas Y, Lifshitz JZ, Orenstein S y colab., Nutritional management of regurgitation in infants. J Ain Coll Nutr 17:308-316, 1998.

8. Cucchiara S, De Vizia B, Minella R y colab., Intragastric volume and osmolality affect mechanisms of gastrooesophageal reflux (GOR) in children with GOR disease.(Abstr) J Pediatr Gastroenterol Nutr 20:468,1995.

9. Mahony MJ, Migliavacca M, Spitz L y colab.,Motor disorders of the oesophagus in gastrooesophageal reflux.Arch Dis ChiId 63:1333-1338,1988.

10. Vandenplas Y, Ashkenazi A, Belli D y colab., A proposition for the diagnosis and treatment of gastro-oesophageal reflux disease in children: A report from a working group on gastro-oesophageal reflux disease. Eur J Pediatr 152:704-711, 1993.

11. Meyers WF, Herbst JJ, Effectiveness of positioning therapy for gastroesophageal reflux. Pediatr 69:768-772, 1982.

12. Orenstein SR, Magill HL, Brooks P, Thickening of infant feeds for therapy of gastroesophageal reflux. j Pediatr 110 :181-186, 1987.

13. Vandenplas V, Sacr L, milk-thickening agents as a treatment for gastroesophageal reflux. Clin Pediatr 26:66-68, 1987.

14. Bailey DJ, Andres JM, Danek GD y colab., Lack of efficacy of thickened feeding as a treatment for gastroesophageal reflux. J Pediatr 110 :187-189, 1987.

15. Orenstein SR, Shalaby TM, Putman PR, Thickened feedings as a cause of increased coughing when used as therapy for gastroesophageal reflux in infants. J Pediatr 121: 913-915,1992.

16. Comisin de las Comunidades Europeas, Directive 96/4/EC on infant formulae and follow-on formulae, Official journal of the European Communities, No L 49:12-16, 1996.

17. Comit de Nutricin de ESPGAN: Comment on the content and composition of lipids in infant formulas. Acta Paediatr Scand 80:887-896,1991.

18. Comisin del Codex Alimentarius, Alimentos para lactantes y nios.Programa Conjunto de Estndares para la Alimentacin, FAO/OMS, CAC/RS, 72-1981, vol.4,1994,

19. Comit de Nutricin de ESPGAN, Guidelines on infant nutrition, I. Recommendations for the composition of an adapted formula. Acta Paediatr Scand (Suppl 262), 1977.

20. Comit de Nutricin de la Academia Americana de Pediatra, Recommended ranges of nutrients, en Kleinman RE (ed), Pediatric Nutrition Handbook, 4a ed. EIk Grove Village, Illinois: American Academy of Pediatrics, 1998,pg.653-654.

21. Carver JD, Pimentel B, Cox WI y colab., Dietary nucleotide effects upon immune function in infants. Pediatrics 88:359-363,1991.

22. Bendich A, -Carotene and the immune response. Proc Nutr Soc 50: 263-274, 1991.

23. Datos en los archivos de Wyeth Nutritionals,1998.

24. Jrvenp A-L, Rih NCR, Rassin DK y colab., Milk protein quantity and quality in the term infant. I. Metabolic responses and effects on growth. Pediatrics 70:214-220, 1982.

25. Rassin DK, Gaull GE, Jrvenp A-L y colab., Feeding the low-birthweight infant:II.Effects of taurine and cholesterol supplementation on amino acids and cholesterol. Pediatrics 71:179-186,1983.

26. Nakai S, L-Chan E, Effect of clotting in stomachs of infants on protein digestibility of milk. Food Microstruciure 6:161-170, 1987.

27. Makrides M, Simmer K, Neumann M y colab., Changes in the polyunsaturated fatty acids of breast milk from mothers of full-term infants over 30 wk of lactation. Am J Clin Nutr 61:1231-1233,1995.

28. Ratnayake WMN, Chen Z-Y, Trans, n-3, and n-6 fatty acids in Canadian human milk. Lipids3l:S279-S282, 1996.

29. Chen ZY, Kwan KY, Tong KK y colab., Breast milk fatty acid composition: A comparative study between Hong Kong and Chongqing Chinese. Lipids 32:1061-1067, 1997.

30. Koletzko B, Thiel I,Abiodun PO, The fatty acid composition of human milk in Europe and Africa. J Pediatr 120:S62-S70,1992.

31. Genzel-Boroviczny 0, Wahle J, Koletzko B, Fatty acid composition of human milk during the 1st month after term and preterm delivery.Eur J Pediatr 156:142-147, 1997.

32. Cahill GF Jr, Owen OE, Felig P, Insulin and fuel homeostasis. The Physiologist 11:97-102, 1968.

33. Shulman RJ, Wong WW, Irving CS y colab., Utilization of dietary cereal by young infants. J Pediatr 103:23-28, 1983.

34. Zeigler EE, Fomon SJ, Methods in infant nutrition research: Balance and growth studies. Acta Paediatr Scand Suppl 299:90-96, 1982.

35. Senterre J, Net absorption of starch in low birth weight infants. Acta Paediatr Scand 69: 653-657,1980.

36. Harmuth-Hoene A-E, Schelenz R, Effect of dietary fiber on mineral absorption in growing rats. J Nutr 110: 1774-1784, 1980.

37. Khachik E, Spangler CJ, Smith JC y colab., Identification, quantification, and relative concentrations of carotenoids and their metabolites in human milk and serum. Anal Chem 69:1873-1881, 1997.

38. Patton S, Canfield LM, Huston GE y colab., Carotenoids of human colostrum. Lipids 25: 159-165,1990.

39. Ostrea EM, Balun JE, Winkler R y colab., Influence of breas-feeding on the restoration of the low serum concentration of vitamin E and beta-carotene in the newborn infant, Am J Obstet Gynecol 154:1014-1017, 1986.

40. Kim Y, English C, Reich P y colab., Vitamin A and carotenoids in human milk. J Agric Food Chem 38:1930-1933, 1990.

41. O'Dell BL, Mineral interactions relevant to nutrient requirements. J Nutr 119:1832-1838, 1989.

42. Lozoff B, Jimnez E, Wolf AW, Long-term developmental outcome of infants with iron deficiency. N Eng J Med 325:687-694, 1991.

43. Roncagliolo M, Garrido M, Walter T y colab., Evidence of altered central nervous system development in infants with iron deficiency anemia at 6 mo: Delayed maturation of auditory brainstem responses. Am J Clin Nutr 68: 683-690,1998.

44. Carver JD, Walker WA, The role of nucleotides in human nutrition. J Nutr Biochem 6: 58-72,1995.

45. Brunser 0, Espinoza J, Araya M y colab., Effect of dietary nucleotide supplementation on diarrhoeal disease in infants.Acta Paediatr 83:188-191, 1994.

46. Cosgrove M, Davies DP, JenkinS HR, Nucleotide supplementation and the growth of term small for gestational age infants. Arch Dis Child 74:F122-F125,1996.

47. Janas LM, Picciano MF, The nucleotide profle of human milk. Pediatr Res 16:659-662, 1982.



Wyeth 1999, Wyeth Nutritionals. Reservados todos los derechos.