Ingresar a RIMA

Regístrese

  • Por favor ingrese su Código Llave

 

La incidencia de lesión renal aguda es del 7-18% entre el global de los pacientes hospitalizados, pero llega al 20-50% entre los pacientes gravemente enfermos

La prueba de estrés con furosemida (PEF) permite identificar los pacientes con lesión renal aguda que tienen un riesgo alto de progresión y que requieren terapia renal sustitutiva. Esta es la principal conclusión del estudio de revisión Furosemide stress test as a predictive marker of acute kidney injury progression or renal replacement therapy: a systemic review and meta-analysis (Critical Care 2020;24:202), publicado por Chen y colaboradores. Según los autores, la capacidad de diagnóstico para predecir la necesidad de terapia renal sustitutiva es mejor en los pacientes que presentan lesión renal aguda en estadios tempranos.

La incidencia de lesión renal aguda es del 7-18% entre el global de los pacientes hospitalizados, pero llega al 20-50% entre los pacientes gravemente enfermos. Debido a la elevada morbilidad y al mal pronóstico asociado con la lesión renal aguda, en la actualidad se están investigando nuevos biomarcadores que permitan su detección de forma temprana, discriminar etiologías y predecir resultados. Sin embargo, muchos países tienen un acceso limitado a estos nuevos biomarcadores.

La PEF se ha propuesto como marcador de la función renal, debido al bajo costo y fácil disponibilidad de la furosemida. Con el objetivo de explorar la precisión de la PEF en predecir la progresión de la lesión renal aguda y el inicio de la terapia renal sustitutiva, un equipo de investigación de Taiwán realizó este estudio de revisión y metaanálisis, que incluyó 11 estudios, con un total de 1366 pacientes con lesión renal aguda diagnosticada o en riesgo de padecerla, entre los cuales 517 presentaban progresión y 1017 recibieron terapia renal sustitutiva.

Precisión de la PEF

Los resultados combinados de los distintos estudios mostraron que la PEF predice la progresión de la lesión renal aguda con una sensibilidad de 0.81 (IC 95% 0.74-0.87) y una especificidad de 0.88 (IC 95% 0.82-0.92). El cociente de verosimilitud positivo fue de 5.45 (IC 95% 3.96-7.50), el cociente de verosimilitud negativo fue de 0.26 (IC 95% 0.19-0.36) y el cociente de probabilidad de diagnóstico (DOR) combinado fue 29.69 (IC 95% 17.00-51.85). La heterogeneidad de los cuatro primeros índices osciló entre baja y moderada (I2 = 0-42%), mientras que fue baja para la DOR (I2 = 0).

La precisión del diagnóstico para predecir la progresión de la lesión renal aguda, representado mediante el área bajo la curva (AUC) para el resumen de las características operativas del receptor (SROC) fue de 0.88. Los distintos criterios para definir la lesión renal aguda o la enfermedad renal crónica subyacente no afectaron la capacidad de diagnóstico de la PEF.

El valor diagnóstico de la PEF en predecir la necesidad de terapia renal sustitutiva en pacientes con lesión renal aguda fue evaluado en seis estudios. Los resultados combinados mostraron una sensibilidad de 0.84 (IC 95% 0.72-0.91), una especificidad de 0.77 (IC 95% 0.64-0.87) y unos coeficientes de verosimilitud positivos y negativos de 3.16 (IC 95% 2.06-4.86) y 0.25 (IC 95% 0.14-0.44), respectivamente. La heterogeneidad de los cuatro índices combinados fue elevada (I2 = 55-83%). El DOR combinado fue 13.59 (IC 95% 5.74-32.17) y presentó una heterogeneidad también elevada (I2 = 76%).

La precisión del diagnóstico de la PEF para predecir la necesidad de terapia renal sustitutiva, representada mediante el AUC para el SROC, fue de 0.86. La capacidad de diagnóstico no se vio afectada por el índice de la terapia renal sustitutiva (< 20% vs ≥ 20%) o la duración del seguimiento (< 7 días vs ≥ 7 días). Por el contrario, los pacientes con estadios más tempranos de lesión renal aguda presentaron una mayor precisión en el diagnóstico (estadio 1-2 vs 3; DOR 5.75; IC 95% 2.51-13.33).

Valor pronóstico

Dos estudios determinaron el valor pronóstico de la PEF en predecir la mortalidad. Los resultados combinados mostraron una sensibilidad de 0.48 (IC 95% 0.18-0.79) y una especificidad de 0.78 (IC 95% 0.67-0.86). El coeficiente de verosimilitud positivo fue 2.64 (IC 95% 1.39-5.03) y el negativo fue 0.83 (IC 95% 0.53-1.29), y la heterogeneidad de los cuatro índices combinados fue entre baja y alta (I2 = 0-58%). El DOR fue 4.09 (IC 95% 1.11-15.12) y la heterogeneidad moderada (I2 = 38%). El AUC para el SROC de la precisión de la PEF para predecir la mortalidad fue 0.78.

Según los autores, los resultados del estudio indican que la PEF podría servir como herramienta de clasificación del riesgo de progresión en pacientes con lesión renal aguda en estadios tempranos. La no respuesta a la PEF se ha asociado con una buena capacidad de predicción de progresión de la lesión renal aguda.

En cambio, la capacidad de diagnóstico de la PEF para predecir la necesidad de terapia renal sustitutiva fue subóptima. Los autores consideran que la ausencia de respuesta a la PEF no sería un buen indicador para iniciar la terapia renal sustitutiva, y se deberían considerar otros parámetros como la petición del paciente o la capacidad renal residual. Por el contrario, la respuesta a la PEF podría servir como predictor negativo para la terapia renal sustitutiva, en especial en aquellos pacientes que presentan lesión renal aguda en estadios tempranos.