Entrar em RIMA

Registre-se

  • Por Favor, escreva seu Código Chave

 

Artículo publicado en Annals of Otology, Rhinology & Laryngology
División septal caudal con interposición de injerto: nueva técnica para desviación grave del tabique nasal caudal
Puede ser una alternativa a las clásicas técnicas quirúrgicas en pacientes seleccionados


La etiología más habitual de la desviación caudal septal se debe a malformaciones congénitas (en muchos casos con fuerte carga genética) o a traumatismos sufridos en cualquier etapa de la vida.

Esta patología es muy habitual y en un elevado número de casos no requiere tratamiento al ser asintomática. Sin embargo, también puede representar problemas de obstrucción nasal, lo que hace que el paciente esté más predispuesto a sufrir otros problemas otorrinolaringológicos como la sinusitis o la epistaxis.

La desviación caudal septal grave puede ir asociada a grandes obstrucciones de la vía respiratoria y a deformidades y alteraciones estéticas de la base de la nariz. Si se utilizan técnicas convencionales, que incluyen el injerto de sables, incisiones de puntuación, técnica de corte y sutura y la técnica de puerta abatible, la mayoría de los casos pueden ser corregidos. Sin embargo, en algunos casos, el uso de las técnicas convencionales es insuficiente y pueden ofrecer resultados insatisfactorios.

Con el objetivo de ofrecer un nuevo y eficaz abordaje quirúrgico para la desviación caudal septal, los especialistas en Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello, Shin Ae Kim (Soon Chung Hyang University Hospital de Seoul) y Yong Ju Jang (Asan Medical Center de Seoul), han publicado el estudio “Caudal Septal Division and Interposition Batten Graft: A Novel Technique to Correct Caudal Septal Deviation in Septoplasty.” (Ann Otol Rhinol Laryngol. 2019 Dec;128(12):1158-1164), en la que examinan la división caudal septal e interposición de injertos como alternativa terapéutica en pacientes con desviación grave.

Los especialistas han buscado crear es una estructura recta, donde la base está ubicada  en la línea media,  lo suficientemente fuerte como para soportar el peso de la punta nasal. Esta estructura es más gruesa en la base y se va adelgazando suavemente a medida que llega a la parte superior. Para ello, se ha obtenido un injerto autólogo de cartílago procedente de la estructura nasal, que es suturado (4 a 7 puntos de sutura con hilo de polidioxanona) al caudal septal tras el corte y sutura de este. Dependiendo del grado de desviación y problemas asociados se ha necesitado colocar dos injertos, uno a cada lado del  caudal septal. Esta técnica ha permitido dar la altura necesaria a la punta de la nariz, según las necesidades de cada paciente, a la vez de abrir las vías respiratorias obstruidas.

El estudio ha contado con una muestra de 29 pacientes, de los cuales 25 eran hombres y 4 mujeres. La edad media en el momento de las intervenciones era de 33,4 años (la franja de edad de los pacientes era de 18 y 60 años). Además, 20 de ellos presentaban rinitis alérgica y 7 fueron sometidos a cirugía de revisión. Las intervenciones tuvieron lugar entre enero de 2016 y marzo de 2018. Todos los casos fueron revisados retrospectivamente.

12 de los pacientes (41,4%) necesitaron un doble injerto de interposición para alcanzar los resultados deseados debido a la gravedad de la desviación. Los procedimientos quirúrgicos concurrentes fueron turbinoplastia o cirugía de cornetes (12 pacientes) y cirugía de seno mediante endoscopia (3 pacientes, representantes del 10,3% de la muestra).

Para evaluar el pronóstico de forma objetiva se tomaron fotografía vía endoscopia nasal en el pre y postoperatorio. Tras la operación, 26 pacientes (89,7%) presentaban un tabique recto, mientras que solo 3 (10.3%) pacientes tuvieron una mejoría con algún residuo desviación. Las imágenes tomadas, mostraron que ninguno de los pacientes del estudio, tuvo un cambio en la estructura fijada tras la intervención en el proceso postoperatorio.

Por otra parte, se evaluó la satisfacción del paciente y la mejora de los síntomas mediante el uso de la evaluación de síntomas de obstrucción nasal (NOSE, por sus siglas en inglés). La primera evaluación de la sintomatología se llevó a cabo a los 2 meses tras la intervención quirúrgica vía telefónica. La segunda, que se realizó entre 15 y 40 meses después, se realizó en base a un cuestionario respondido vía web.

Sólo 19 pacientes de los incorporados en el estudio participaron en la encuesta de satisfacción realizada a los 2 meses de la intervención. De estos, 8 (42,1%) contestaron que se encontraban “mucho mejor”; 9 (47,4%) indicó que la intervención “mejoró” sus síntomas; 1 (5,3%) adujo que no encontró “ningún cambio”; y 1 que sus síntomas fueron a “peor”.

En cuanto a la encuesta de evaluación de síntomas a largo plazo, sólo fue respondida por 12 de los pacientes intervenidos. La satisfacción subjetiva fue "mucho mejor" en 3 pacientes (25%), "mejoró" en 7 (58,3%),  en 1 paciente (8,3%) "no cambio" y el último de ellos, indicó que había ido a “peor".

La nueva técnica analizada en este estudio puede parecer similar a otras técnicas utilizadas para el tratamiento de la desviación severa del tabique nasal, sin embargo  una de las ventajas de la división caudal septal e interposición de injertos es que al cirujano le es más fácil ajustar la altura del septo caudal para tener un resultado más estético. Sin embargo, dado lo reducido de la muestra y la dificultad de la intervención, son necesarios más estudios que demuestren que es una técnica que supone una ventaja significativa frente a las utilizadas hasta el momento.

Kim S and Jang Y. Caudal Septal Division and Interposition Batten Graft: A Novel Technique to Correct Caudal Septal Deviation in Septoplasty. (Ann Otol Rhinol Laryngol. 2019 Dec;128(12):1158-1164).