Entrar em RIMA

Registre-se

  • Por Favor, escreva seu Código Chave

 

METAANÁLISIS
El cólera tuvo más prevalencia en mujeres y la diarrea infecciosa en hombres
Se creía que las mujeres serían más susceptibles a las infecciones.


Un estudio analizó las diferencias de género en condiciones sanitarias y acceso al agua potable y, a pesar de que se creía que las mujeres serían más susceptibles a las infecciones, sólo el cólera tuvo más prevalencia en mujeres mientras que los hombres se vieron más afectados por la diarrea infecciosa y la anquilostomiasis.

Así lo asegura el estudio ”Gender-based differences in water, sanitation and hygiene-related diarrheal disease and helminthic infections: a systematic review and meta-analysis", (Transactions of the Royal Society of Tropical Medicine and Hygiene. Vol: 110 Nro: 11 Págs: 637 - 648 Fecha: 01/11/2016) realizado por las Universidades de  Georgia, Kentucky, Iowa, todas de Estados Unidos y la Universidad Monash de Australia y en el que se incluyeron artículos relacionados con la relevancia de la salud pública de las enfermedades helmínticas y diarrea publicados en PubMed en junio de 2014 (actualizado en 2016) y en el sitio web de la Organización Mundial de la Salud.

La eliminación inadecuada de las aguas servidas o residuales puede conducir al consumo de alimentos y agua contaminados con patógenos entéricos y óvulos de helmintos, dando como resultado una infección. El contacto de la piel con el suelo y el agua contaminados fecalmente puede resultar en esquistosomiasis e infección por anquilostomas. La prevención de la defecación al aire libre y el manejo higiénico del agua potable y de los alimentos pueden reducir el riesgo de infección por estos patógenos infecciosos.

El trabajo se planteó la hipótesis de que las prácticas de las mujeres aumentaban su exposición a los ambientes que albergan patógenos fecales, incluidos los patógenos que causan diarrea transmitidos por vía oral y óvulos helmínticos y larvas de helmintos transmitidos por la piel.

La hipótesis se sustentaba en que, a parte de la ruralidad, el género también es una fuente importante de desigualdad en el acceso al agua potable y al saneamiento. Las mujeres no pueden beneficiarse del acceso al saneamiento con tanta frecuencia como los hombres, por lo que pueden practicar la defecación abierta con más frecuencia que los hombres. A nivel mundial, aproximadamente 500 millones de mujeres defecan al aire libre. La defecación abierta podría aumentar la cantidad de tiempo que las mujeres pasan en ambientes que albergan parásitos, lo que conduce a un mayor riesgo de infecciones.

Las mujeres también desempeñan roles de género que implican la obtención de agua para las necesidades del hogar y el cuidado de los niños pequeños. Como catadores de agua, pueden pasar más tiempo en contacto con aguas superficiales que albergan parásitos acuáticos como Schistosoma mansoni. Como cuidadores de niños, regularmente manejan las heces que son susceptibles de ser infectados con patógenos diarreicos. Otro factor asociado es la falta de acceso al agua potable para el lavado de manos.

Pero contrariamente a la hipótesis, el metanálisis reveló que entre los individuos de 5 años o más, hubo una mayor prevalencia de anquilostomas, Schistosoma mansoni, Schistosoma japonicum y diarrea infecciosa en varones, mientras que hubo una mayor prevalencia de cólera en mujeres.

Esto podría significar que los hombres están en mayor riesgo de exposición a las aguas superficiales contaminadas al aire libre y al suelo que alberga estas formas larvarias. Una explicación plausible sería que los hombres pasan más tiempo pescando y cultivando en áreas afectadas por la defecación abierta que las mujeres. En algunas áreas, las prácticas culturales y religiosas prohíben que las mujeres participen en actividades como la natación y la pesca.

Entre los resultados se halló que en estudios de individuos de 5 años o más, el cólera mostró menor prevalencia en los hombres (OR 0,56; IC del 95% Schistosoma japonicum (1,52; IC 95%: 1,13 - 2,05), anquilostomiasis (1,43; IC del 95%: 1,07-1,89) y todas las formas de diarrea infecciosa ( 1,21; IC del 95%: 1,06-1,38) mostraron una mayor prevalencia en varones. Cuando los estudios incluyeron a todos los participantes, S. mansoni y S. japonicum mostraron mayor prevalencia con varones (OR 1,40; IC del 95%: 1,27-1,55 y 1,84; IC del 95%: 1,27-2,67, respectivamente).

La evidencia de las diferencias de género en la infección sugiere que los cambios de políticas a nivel regional pueden ayudar a mejorar las disparidades relacionadas con el género en la prevalencia de las enfermedades helminticas y diarrea.