Entrar em RIMA

Registre-se

  • Por Favor, escreva seu Código Chave

 

JAMA PEDIATRICS
Los hogares obesogénicos aumentarían el riesgo de obesidad en niños con carga genética
Realizar una modificación de ambientes podría prevenir el aumento del IMC. 


Los hogares obesogénicos aumentarían el riesgo de obesidad en niños con carga genética. Modificar el ambiente del hogar tempranamente para prevenir el aumento de peso puede ser particularmente importante para los niños genéticamente en riesgo de obesidad.

Así lo sugiere el estudio “Variation in the Heritability of Child Body Mass Index by Obesogenic Home Environment” (JAMA Pediatrics; 172 (12) Págs: 1153 – 1160; 2018).

El ambiente obsegogénico en los hogares se asocia constantemente como una influencia clave en las trayectorias del peso infantil, pero las investigaciones disponibles no examinaron los mecanismos de esa influencia. Por eso, una investigación en esa dirección es esencial para la prevención efectiva y el tratamiento del sobrepeso y la obesidad.

Los investigadores, entonces, buscaron probar la hipótesis de la susceptibilidad conductual, de que la herencia del índice de masa corporal (IMC) es mayor entre los niños que viven en entornos domésticos obesogénicos.

Para eso, se realizó un estudio de interacción epigenética en gemelos que utilizó datos de corte transversal de 925 familias (1.850 gemelos) en la cohorte de Gemini (una cohorte prospectiva basada en la población de gemelos nacidos en Inglaterra y Gales entre marzo y diciembre de 2007). Los datos fueron analizados de julio a octubre de 2013 y en junio de 2018.

Los padres de los gemelos analizados completaron la entrevista sobre el entorno del hogar, una medida integral del hogar obesogénico en la primera infancia. Se crearon tres puntuaciones compuestas estandarizadas para los alimentos, la actividad física y las influencias relacionadas con los medios de comunicación en el hogar; estos se sumaron para crear una puntuación de riesgo obesogénico general. Las 4 puntuaciones compuestas se dividieron en la media, lo que refleja ambientes de hogares de alto riesgo y de menor riesgo.

El ajuste del modelo genético cuantitativo se usó para estimar la herencia del IMC ajustado por edad y por sexo (en inglés: BMI SD score, estimado utilizando los datos de referencia de crecimiento británicos de 1990) para niños que viven en entornos de hogares de menor riesgo y mayor riesgo.

Entre los 1.850 gemelos (915 [49,5%] hombres y 935 [50,5%] mujeres; edad media, 4.1 [0,4] años), la herencia de la puntuación BMI SD fue significativamente más alta entre los niños que viven en hogares con mayor riesgo (86%; IC del 95%, 68% -89%) en comparación con las personas que viven en entornos de hogares con un riesgo general más bajo (39%; IC del 95%, 21% -57%). Los hallazgos fueron similares al examinar la herencia del IMC en los dominios separados del entorno de la actividad física y de los alimentos.

Estos hallazgos apoyan la hipótesis de que los genes relacionados con la obesidad están más fuertemente asociados con el IMC en entornos domésticos obesogénicos. Modificar el ambiente del hogar tempranamente para prevenir el aumento de peso puede ser particularmente importante para los niños genéticamente en riesgo de obesidad.